¿Puedes pagar la universidad?

La universidad es cara y la pregunta que se hacen tanto padres como estudiantes es: “¿Podré pagarla?”

Averiguar el precio neto

Para poder definir cuán asequible es una universidad, primero debes saber cuál es el precio neto.

El precio neto es la cantidad de dinero que paga un estudiante para asistir a la universidad después de restar al valor total las becas y subvenciones recibidas (también llamado ayuda financiera).  También puedes usar la calculadora de precio neto que ofrece en línea el Departamento de Educación. Una vez que tienes el precio neto, calcula el costo por la cantidad de años que tu hijo planea estar en la universidad y luego compáralo con los recursos disponibles. Lo que buscas es comparar universidades basándote en el precio neto y elegir la mejor según tu criterio.  Si el precio neto total de la matrícula es mayor que el total de los recursos con los que cuentas, existen grandes posibilidades de que tu hijo no pueda pagar la universidad sin tener que endeudarse. Si el precio neto total es menor al total de los recursos con los que cuentas, entonces podrás pagar la universidad sin necesidad de pedir un préstamo.

También puedes usar el Analizador de universidades (College Scorecard) del Departamento de Educación de los Estados Unidos. Esta herramienta le permite a las familias calcular los costos de matrícula, hacerse una idea de sobre el nivel de endeudamiento promedio de un graduado, los porcentajes de graduación y retención de una universidad en particular, y mucho más. 

Analizar endeudarse en términos razonables

Mark Kantrowitz define como "deuda razonable" al monto de un préstamo estudiantil que el estudiante está en condiciones de pagar después de graduarse sobre la base de sus ingresos anuales.

Mark Kantrowitz define como "deuda razonable" al monto de un préstamo estudiantil que el estudiante está en condiciones de pagar después de graduarse sobre la base de sus ingresos anuales. La regla de oro es que “si el monto total adeudado es menor al salario anual inicial, entonces podrás cancelar tu préstamo en 10 años o menos”.  Es muy simple, solo debes comparar cuál será el total de tu deuda al graduarte (multiplica un año de deuda por la cantidad de años que asistes a la universidad) con los ingresos estimados de un trabajo en tu área de especialización.

Endeudarse de manera inteligente

Según el Centro Nacional de Estadísticas de Educación (National Center for Education Statistics), muchas familias (dos tercios para ser exactos) piden dinero prestado para financiar la educación universitaria de sus hijos.

Si bien el endeudamiento es una opción que eligen muchas familias, también puede ser perjudicial. Endeudarse de manera excesiva para financiar la educación puede tener un impacto duradero en los graduados universitarios. Según la Reserva Federal, a la fecha, los estadounidenses adeudan más de $1.3 billones en préstamos estudiantiles.

 Si tienes que pedir dinero prestado, Kantrowitz recomienda a las familias que primero elaboren un presupuesto. Cuando tienes una idea de cuánto necesitas evitarás endeudarte de más. Averigua el precio neto, analiza las posibles oportunidades de becas, calcula cuánto puedes pagar de tu propio bolsillo y luego busca un préstamo para cubrir los demás gastos.

Brendan Williams explica que la clave es analizar todas las opciones cuando se está buscando un préstamo. “Asegúrate de comprender lo que cada prestamista ofrece, de conocer cuáles son las tasas de interés  y compararlas”. Comparar préstamos, como por ejemplo los federales y los privados, junto con tu hijo le permitirá saber cuánto costará su educación.

Williams también ruega a las familias que eviten caer en la trampa del optimismo, como por ejemplo pensar “Podemos hacer que esto funcione”. Los estudiantes y sus familias deberían considerar otros recursos financieros como las becas y los planes de pago para evitar el endeudamiento por grandes sumas. Un plan de pagos es una alternativa para pagar la universidad en cuotas más reducidas, ya sea directamente a la universidad o por medio de un prestamista. De esta manera, en vez de pagar el monto total de la matrículas y los cargos, se acuerda el pago mensual.

7 consejos para buscar becas

Comienza a buscar becas con estos consejos

Más

Tener en cuenta la carrera

Analiza qué carrera estudiarás. Si no prevés ganar mucho dinero después de graduarte, entonces analiza la posibilidad de asistir a una universidad menos costosa para que no debas endeudarte tanto.

Don Strand nos dice que la cruda realidad es que “lo que te apasiona puede hacer que te ahogues en deudas”. Allí es donde radica la diferencia entre una deuda e invertir en una deuda. Si bien muchos estudiantes consideran a los préstamos educativos como una inversión, Strand recomienda a las familias que evalúen los riesgos del alto endeudamiento porque “puede crear grandes problemas financieros por muchos años”.

Aunque los graduados universitarios ganan aproximadamente $28,000 más al año que sus pares con título secundario, según el Centro de Investigaciones Pew la carrera que elija el estudiante universitario es lo que marca la diferencia en su salario en el sector después de graduarse.

La Dra. Shari Sevier, Directora interina de la Asociación de Consejeros Estudiantiles de Missouri, dice que es importante que los estudiantes sepan que el dinero no debería ser un impedimento para asistir a una buena universidad o alcanzar sus sueños. “No queremos que el dinero sea el motivo por el cual la gente se dedique a ciertos campos. Rara vez esto termina bien. Pero si te gradúas en una carrera que es un tanto exótica, debes enfrentar la realidad y hacerte a la idea de que tal vez sea difícil encontrar un trabajo en esa área”.

 

Habiendo dicho esto, también es muy útil revisar las otras opciones disponibles para continuar con tu educación. Strand aclara que es importante tener la mente abierta para encarar otros caminos cuando la asequibilidad está en juego. Los community colleges y los programas de capacitación profesional son alternativas válidas a las costosas universidades tradicionales con carreras de cuatro años. Strand aclara que tomar clases generales en un community college puede ser una excelente forma de continuar con la educación sin necesidad de endeudarse por más de lo que se puede pagar. “Siempre le digo a los jóvenes que la universidad es el único momento en la vida donde recibirán dinero gratis. Algunos community colleges, como el City College de San Francisco, ahora son gratis”.

Ir a la universidad es ampliar los horizontes. Aunque es muy difícil poder responder si podrás pagar o no la universidad, analizar todas las opciones será de gran ayuda. Con la información adecuada, preparación y ayuda, tu familia podrá explorar diferentes formas para que la educación superior sea más asequible. Recuerda: la asequibilidad no tiene que limitar tus sueños.

Los 9 trabajos mejor pagos que exigen un título técnico (associate degree)

Aquí te mencionamos los mejores nueve según la Oficina de Estadísticas Laborales respecto al año 2016.

Más