Salud física en estudiantes de 11.mo grado

En 11.o grado, la mayoría de los jóvenes se están acercando al final de la pubertad y están completando el proceso de maduración para convertirse en adultos. Aunque seguirán creciendo y madurando durante un par de años más, ahora son adultos jóvenes. Por lo general, los adolescentes en 11.o grado tienen 16 o 17 años de edad, y la información de esta sección está destinada para esta edad. Sin embargo, la edad en la que los adultos jóvenes logran metas de desarrollo físico varía de forma considerable. Por lo tanto, tenga en cuenta que esta información se incluye solo con fines orientativos. Si le preocupa que su hijo adolescente no tenga el mismo nivel de desarrollo físico que otros adolescentes de su edad, debe consultar con un pediatra o médico de cabecera.

Introducción

Es esencial que los adolescentes y adultos jóvenes realicen actividad física y ejercicios regulares. La actividad física ayuda al crecimiento, fortalece los músculos y permite que el cuerpo se desarrolle de forma saludable, e incluso puede mejorar el desempeño académico. La actividad física regular también reduce el riesgo de sufrir obesidad y enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, enfermedades cardíacas y ciertos tipos de cáncer. Muchos jovenes disminuyen la cantidad de actividad física cuando entran en la pubertad, y así aumenta su riego de desarrollar afecciones como la diabetes y la obesidad. La actividad física y los ejercicios regulares pueden ayudar a los adolescentes a sentirse en control de su cuerpo y también pueden servir para controlar el estrés y los cambios emocionales que se producen durante la pubertad.

Beneficios

Entre los beneficios que puede brindar la actividad física se encuentran los siguientes:

  • Mejora en el humor
  • Mejora en el sueño
  • Control del peso
  • Manejo del estrés
  • Mejora en las habilidades sociales
  • Aumento de la confianza en sí mismo y la autosuficiencia
  • Mejora en el aprendizaje
  • Disminución del uso de la televisión, los videojuegos, el teléfono celular y la computadora
Recomendaciones

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos recomienda que los niños y adolescentes realicen al menos 60 minutos de actividad física enérgica o moderada por día. No es necesario que sean 60 minutos de actividad constante de una sola vez, sino que pueden realizar diferentes actividades que sumen un total de una hora o más. Los adolescentes deben realizar diversas actividades que requieren diferentes niveles de esfuerzo, por ejemplo, actividades enérgicas como correr, o más moderadas, como caminar.

La proporción de jóvenes que cumplen las pautas recomendadas para la actividad física disminuye en función de la edad de los niños, y, por lo general, los adolescentes se vuelven menos activos a medida que crecen. Esta disminución se produce justo cuando es más importante que nunca mantener un nivel saludable de actividad física, cuando los niños pasan a tener cuerpos de adultos. Investigaciones han demostrado que la cantidad de células grasas de nuestro cuerpo se establece durante la adolescencia, y aunque estas células pueden disminuirse o incrementarse más adelante, no pueden eliminarse. Establecer y mantener hábitos de actividad física saludables a esta edad ayudará a preparar los cuerpos de los adolescentes para tener un buen estado físico y bienestar durante toda la vida.

Actividad de Cada Semana

Las pautas recomiendan que los niños y adolescentes realicen actividad física enérgica al menos 3 veces por semana. Esto puede incluir practicar tiros al cesto, correr o andar en bicicleta.

CONSEJOS SOBRE SALUD FÍSICA PARA ESTUDIANTES DE 11.MO GRADO

En 11.o grado, la mayoría de los jóvenes se están acercando al final de la pubertad y están completando el proceso de maduración para convertirse en adultos. Es esencial que los adolescentes y adultos jóvenes realicen actividad física y ejercicios regulares.

Fuerza Muscular

El desarrollo de la fuerza muscular es de especial importancia para los niños y adolescentes; y el ejercicio es esencial para lograr este objetivo. Las actividades de fortalecimiento muscular son aquellas que exigen que los músculos se esfuercen más de lo normal y deben incluir a todos los grupos de músculos principales del cuerpo. Algunas actividades de fortalecimiento muscular incluyen escalar, hacer abdominales y ejercicios de resistencia. Las pautas recomiendan que los niños y adolescentes realicen actividades de fortalecimiento muscular al menos tres veces por semana.

Fortalecimiento óseo

La adolescencia es un momento crucial para desarrollar la masa ósea, hasta un cuarto de lo que se forma durante el estirón de la adolescencia, desde alrededor de los 9 años hasta el final de la pubertad. Los ejercicios de fortalecimiento óseo estimulan el desarrollo de la fuerza a través de la presión que se ejerce sobre los huesos. Entre las actividades que permiten alcanzar esta meta importante se encuentran saltar, correr, saltar la soga y jugar tenis o vóleibol. Las pautas recomiendan que los adolescentes realicen actividades de fortalecimiento óseo al menos tres veces por semana.

Introducción

Aunque es posible que sus horarios se tornen más ajetreados, es importante que su hijo continúe priorizando su descanso. Los expertos indican que dormir bien es tan importante que mantener un estilo de vida saludable, mantener una alimentación equilibrada y realizar actividad física. Debido a los cambios biológicos que se producen durante la pubertad, el patrón de sueño natural de los adolescentes normalmente se invierte, lo cual hace que no se sientan cansados hasta la noche tarde. Algunos adolescentes no pueden dormirse antes de las 11:00 p.m. Según una encuesta realizada por la National Sleep Foundation, 9 de cada 10 padres creen que sus hijos adolescentes duermen la cantidad de horas adecuada todas las noches. Pero la realidad es que aproximadamente 1 de cada 5 adolescentes duerme 9 horas óptimas por noche. Esta falta de sueño puede afectar negativamente el rendimiento académico y deportivo de un alumno, ya que limita su capacidad de concentración y aumenta las probabilidades de sufrir una lesión. Si usted observa cambios significativos en los hábitos de descanso de su hijo, puede ser una señal de la presencia de otros problemas relacionados con la salud. Consulte con el proveedor de atención médica de su hijo sobre las medidas que puede tomar para asegurarse de que duerma mejor durante la noche. 

Horas de Sueño

La necesidad de dormir no disminuye significativamente a medida que su hijo crece, aunque sus horarios puedan ser más ajustados. Los expertos recomiendan que los alumnos de la escuela secundaria duerman aproximadamente 9 horas y 15 minutos por noche para poder rendir al máximo. Para lograr este objetivo, un alumno que tiene que levantarse a las 6:15 a.m. para prepararse para ir a la escuela debería acostarse antes de las 9:00 p.m. Aunque las 9:00 p.m. puede ser un horario inalcanzable para algunos, los expertos recomiendan priorizar el descanso alentando a su hijo a que duerma lo que más pueda. Cuanto más cerca están de dormir la cantidad de horas recomendadas, será mejor. 

Recomendado

Salud y Bienestar

Una nutrición adecuada, el buen dormir y la actividad física son factores que pueden influir en el desempeño académico y en el bienestar mental y físico de tus hijos. Ayúdalos a que tengan hábitos saludables cualquiera sea su edad. 

Explorar Salud y Bienestar